16 octubre 2013, 09:20

Roma evoca la figura de Cleopatra en una exposición

клеопатра смерть клеопатра

La figura de Cleopatra y el arte de seducción, misterio e influencia que desplegó en Roma para conseguir su reinado en Egipto, conquistando primero a César y después a Marco Antonio, se recogen en la exposición "Cleopatra e l'incantesimo dell'Egipto", que se exhibe en el Claustro del Bramante de Roma. 

Los retratos de los protagonistas, los mosaicos que muestran la importancia del río Nilo, las monedas y las joyas de la época, y hasta un total de ciento ochenta obras, permiten al espectador percibir la influencia que ejerció Egipto y Cleopatra en Roma, en los últimos años de la República.

Muestran además cómo la figura de la última reina de Egipto se ha convertido en un icono que ha permanecido vivo hasta nuestros días y que a lo largo de la historia muchas mujeres han querido encarnar.

"La iniciativa parte de contar cómo la figura de Cleopatra ha estado presente en la ciudad de Roma y todavía hoy forma parte de la vida cotidiana de la ciudad", explicó hoy en una entrevista con la Agencia Efe la responsable de la producción de la exposición, Adele Della Sala.

La exposición que se ha realizado gracias a la aportación de obras procedentes de importantes museos, como el Louvre de París o el Museo Británico de Londres, enfatiza ese cosmos que proyectó la figura de Cleopatra y que de alguna manera Roma copió, ya que todo aquello que venía de Alejandría era exponente de lujo y poder.

Las joyas grabadas, los muebles revestidos de vidrio, las cerámicas, oros y piedras preciosas expuestas en la muestra relacionan la imitación que los nobles hacían de toda la suntuosidad egipcia, grandes personajes de los últimos años de la República que pretendían demostrar el poder de Roma y su prestigio personal.

Esta ostentación, que aumentó sobre todo cuando Egipto fue conquistado por Roma cuando Cleopatra perdió todo su poder tras la derrota de su esposo Marco Antonio ante Octavio, se hace notar por las esfinges y las esculturas de los grandes cocodrilos y pigmeos, que explican la pasión que tenía Roma por todo aquello procedente de Egipto.

De los varios retratos de Cleopatra, destaca el "Nahman", obra inédita en Italia, que muestra a una Cleopatra más adulta que el retrato "Reina Tolemaica", expuesta en los Museos Capitolinos de Roma y recogida en esta muestra.

La exposición, en definitiva, aborda la figura de Cleopatra y todo lo que de ella se desprende, amada por su pueblo y odiada y envidiada por los romanos, los mismos que imitarán todo lo que ella y Egipto representaba.

El comisario de la exposición, Gioavanni Gentili, explicó también que el objetivo del trabajo es profundizar en la "controvertida" relación que existió entre Cleopatra y Roma y cómo Egipto ejerció su poder sobre la República.

La exposición se divide en nueve temas que ilustran el periodo histórico y las relaciones de poder que se tejieron entre Roma y Egipto y para ello se ha valido de ciento ochenta obras, muchas de ellas ya expuestas en Italia y otras inéditas.

La primera sala de la muestra introduce la figura de Cleopatra, última reina de Egipto, y el papel que el río Nilo jugó entre los dos pueblos.

Alejandría y los personajes egipcios se muestran posteriormente, y también la exposición da una gran importancia a las figuras de César y Marco Antonio, amantes de Cleopatra, a los que su relación controvertida y de poder que mantuvieron con la última reina les deparó la muerte.

Pero lo que adquiere más relevancia en la exposición es cómo durante los últimos años de la República Egipto exportó sus estilos de vida y de arquitectura y, en definitiva, muchas otros aspectos relacionados con la tierra de los faraones.

Esta exhibición se expone en Roma trece años después de la última dedicada a Cleopatra que registró un gran éxito de público, lo que explica que después de dos mil años de su muerte la figura de la última reina de Egipto todavía despierta interés y su figura continúa siendo un enigma. La Vanguardia

  •  
    ya participar en el