10 febrero, 18:55

China vs Francia: ¿quién ganaría la guerra?

China vs Francia: ¿quién ganaría la guerra?

Analistas del gabinete IHS advierten que para 2015 China gastará en programas militares más que Reino Unido, Francia y Alemania juntos: ciento cincuenta y nueve mil seiscientos millones de dólares contra ciento cuarenta y nueve mil millones.

Esta estimación de los presupuestos militares de China y las tres principales potencias eurooccidentales en 2015 viene de la mano de la reputada experta de IHS, Fenella McGerty.

Se supone que para 2014, China ascenderá al segundo lugar en el mundo con un presupuesto de defensa de ciento cuarenta y ocho mil millones de dólares, después de EEUU con sus quinientos setenta y cinco mil millones. Francia ocupa el sexto renglón de la lista con quinientos tres mil millones.

El crecimiento de los gastos militares del gigante asiático es motivo de preocupación para Francia y Europa en su conjunto.

Francia y China tienen intereses distintos, afirma el principal experto en seguridad del Instituto galo de Relaciones Internacionales (IFRI). China es un gran país que no interviene en lo que ocurre fuera de sus fronteras. En cambio, Francia, al igual que otros países europeos, tiene un pequeño ejército con ventajas cualitativas, y no cuantitativas, capaz de realizar misiones en el exterior.

A diferencia de China, Francia no tiene conflictos con sus vecinos. Los retos que afronta provienen de África y el Magreb. O tienen que ver con la propagación del terrorismo. Hay también otros riesgos, más lejanos e hipotéticos, como, por ejemplo, Irán o las hostilidades congeladas en los Balcanes.

Los militares chinos, en cambio, prácticamente no salen en misiones fuera de sus límites nacionales, salvo pocas excepciones como acciones contra la piratería y el reciente transporte de armas químicas sirias. Al mismo tiempo, los crecientes arsenales les permiten defender más rígidamente sus intereses en los litigios territoriales. Siendo de notar que China tiene ese tipo de controversias casi con todos sus vecinos: India, Japón, Vietnam y Filipinas. La situación en la península de Corea también es tensa.

El gobierno de China asegura que no tienen planes para intervenir militarmente en conflictos externos.

“Lo que buscamos es contar con una situación segura para desarrollarnos tranquilamente”, manifestó, hace algunos días, a los medios de comunicación nacionales el director de la Asociación china para el Control de Armamentos y el Desarme, Xu Guangyu, en tanto que agregó que un presupuesto militar adecuado es un requerimiento básico.

El funcionario también calculó que la división del monto del presupuesto militar (ciento siete mil millones de dólares) entre todos los soldados del Ejército Popular de Liberación de China (dos millones trescientos mil) daría solo cuarenta y seis mil quinientos veinte dólares per cápita, mientras que el mismo ejercicio con el presupuesto estadounidense ofrece como resultado un monto casi diez veces más alto: cuatrocientos cuarenta y tres mil seiscientos sesenta dólares. En su opinión, esta desproporción amenaza al “desarrollo pacífico” de China.

El experto militar francés Etienne de Durand cuestiona la objetividad del cálculo: “Para hacer ese tipo de cálculos, hay que tomar en consideración el poder adquisitivo y el precio de los armamentos y equipos. Además, el presupuesto militar chino no es transparente. Lo que sí es cierto es que su mayor parte no se gasta en los soldados, sino en nuevas armas”.

Ante el crecimiento de los gastos militares en Asia, los países europeos pretenden continuar con los recortes en dicha área, según dice el respectivo informe de IHS. Francia no es una excepción. Se estima que el presupuesto militar galo será de treinta y un mil cuatrocientos millones de euros anuales entre 2013 y 2019 sin considerar la inflación, y que el ejército contará para 2019 con doscientos cuarenta y dos mil doscientos setenta y nueve soldados, o sea ochenta y dos mil menos que en 2009.

“Hace algunos años, el secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, habló de la desmilitarización de Europa. Tenía razón: en Europa hay países que renuncian a la defensa propia”, señala el experto galo. “Cuentan con sus vecinos más potentes. Con nosotros. Ahí está la diferencia, porque también hay países capaces de influir sobre la situación internacional. En caso de necesidad podemos contar con nuestros aliados. Y nuestro principal aliado es EEUU”.

nv/as/er

 

Nota: Las opiniones expresadas por el autor no necesariamente coinciden con los puntos de vista de la redacción de La Voz de Rusia.

  •  
    ya participar en el