2 abril 2013, 14:07

China se ahoga sin el gas ruso

китай смог китай загрязнение воздух

La densa niebla provocada por la polución ocultó durante semanas el 30 % del territorio chino en los primeros meses del año. Los niveles de contaminación en algunos lugares sobrepasaron cuarenta veces los límites del índice de calidad del aire, afectando la salud de millones de personas e interrumpiendo el tránsito aéreo.

Ante la emergencia sanitaria, las autoridades están tomando medidas a corto plazo para combatir la crisis ambiental, cerrando temporalmente las fábricas. Una de las consecuencias de la catástrofe podría ser la firma anticipada del contrato de suministro del gas ruso al país asiático. Así lo explicó a la emisora La Voz de Rusia el director del Instituto Ruso de Energía Nacional Serguei Pravosúdov.

Actualmente para producir dos tercios de la energía que consume China se usa carbón que es la principal fuente de contaminación, destaca el experto. El gigante asiático quema casi la misma cantidad de carbón que consume el resto del mundo, lo cual está dejando a muchas ciudades, incluida Pekín, sofocadas por un peligroso smog. Según un informe del Banco Mundial, dieciséis de las veinte ciudades más contaminadas del mundo estábn en China, principal emisor de gases de efecto invernadero junto a EEUU y donde el carbón aporta el 75 %.

En la mayoría de los países del mundo el tráfico es el principal causante de contaminación del aire urbano. En China, que tiene veinte veces menos vehículos per cápita que EEUU, lo son las centrales térmicas que emplean la combustión del carbón. Sin embargo, en los últimos años el mercado automovilístico chino está creciendo a un ritmo vertiginoso, consecuencia de un espectacular crecimiento económico. China vende ya más automóviles que cualquier país del mundo. Esto significa que muy pronto en las ciudades chinas no se podrá respirar, cree Serguéi Pravosúdov.

La solución podría ser el empleo del gas natural como combustible para generar electricidad y como carburante de vehículos. Su utilización comporta numerosas ventajas ambientales respecto al carbón y los carburantes derivados del petróleo, muy en especial por lo que se refiere a la contaminación local, que es la que afecta directa y gravemente a la salud humana. Los chinos lo saben perfectamente y ya más de 1.5 millones de automóviles utilizan gas natural en lugar de la gasolina.

Pekín aumenta rápidamente las importaciones del gas natural licuado (GNL): en 2012 China adquirió 14 680 millones de toneladas, un 20,3 % más que el año anterior. El año pasado el precio de venta del gas licuado a China creció desde cuatrocientos setenta y dos dólares por tonelada en 2011 hasta quinientos sesenta dólares. Esto es más de lo que pagan los clientes europeos del coloso gasista ruso Gazprom que intensificó sus negociaciones con los socios chinos.

Recientemente el presidente del directorio de Gazprom, Víctor Zubkov, declaró que el consorcio planea acordar el precio del gas ruso para China en junio de este año para firmar los contratos definitivos de suministro antes de que acabe 2013.

Durante la reciente visita del nuevo presidente de China, Xi Jinping, a Moscú, Gazprom y su socio chino, la Corporación Nacional China del Gas y el Petróleo (CNPC) firmaron un memorándum sobre los suministros de al menos 38.000 millones de metros cúbicos de gas al año a partir de 2018. El contrato con la CNPC, según expertos, consolida las posiciones de la empresa rusa en los mercados asiáticos.

El grupo energético ruso Rosneft firmó otros acuerdos importantes en materia de hidrocarburos con la CNPC. En ambos casos para las empresas rusas es un factor muy positivo. Según señalaron hace poco los expertos de la agencia internacional de calificación Fitch Ratings, la diversificación de las exportaciones del gas natural y el petróleo hará que Rusia refuerce sus posiciones en la región Asia-Pacífico. 

ap/rl/sn

  •  
    ya participar en el