29 marzo 2013, 12:54

Rusia acusa al Parlamento Europeo de falsificación cínica de la historia

Министерство иностранных дел российской федерации МИД РФ герб

Igualar los regímenes nazi y soviético es una falsificación cínica de la historia. 

Una declaración en tales términos acaba de emitir el Ministerio de Exteriores de Rusia, motivada por los debates públicos celebrados en Bruselas, sobre el tema “Los pueblos poco numerosos bajo el yugo del totalitarismo”.

La tesis planteada en Bruselas sobre la “identidad del nazismo y del comunismo” suscitó la indignación de la cancillería. Moscú declaró en respuesta que tal planteamiento no es solo una tergiversación de los hechos sino que, además, una ofensa contra los que combatieron el nazismo o  “peste parda”. “Exabruptos de tal naturaleza ultrajan la memoria de millones de víctimas de los crímenes contra la humanidad, los que fueron condenados por el Tribunal de Nuremberg”, dice la declaración del ministerio ruso. Además, los intentos de igualar el comunismo y el nazismo son jurídicamente una ignorancia, afirma Mijaíl Ioffe, director del Centro de ayuda jurídica a los compatriotas:

—Desde el punto de vista jurídico, la declaración del Parlamento Europeo no puede ser definida de incorrecta. Es simplemente ignorante. Los parlamentarios abordan el asunto con criterio puramente: lo queremos definir así, y por esa razón lo definimos así. En el Derecho penal, las analogías están prohibidas. De ahí que no se pueda igualar el nazismo y el comunismo, por cuanto el nazismo fue condenado, mientras que el comunismo no ha sido condenado por un tribunal competente.

En la Cancillería estimaron mucho más burda la declaración del europarlamentario de Letonia Inessa Vaider. A su juicio, Chechenia es “un Estado subyugado europeo”. Desde el punto de vista de la Cancillería de Rusia, tales declaraciones hablan de una percepción inadecuada de la realidad por algunos parlamentarios europeos.

Resulta extraño escuchar tales reproches de representantes de países del Báltico, considera el historiador Konstantín Zalesski:

—Siempre en el Báltico y en Lituania misma, por ejemplo, hubo enormes problemas en los años veinte y más tarde, ya después de la desintegración de la URSS, con la autonomía polaca que existe allí también. Pues allí viven polacos. Además, en el siglo XX se conoció por ejemplo un solo caso en que una minoría étnica fue del todo exterminada. Ello ocurrió en Estonia, durante la ocupación nazi. Entonces fue eliminada toda la población judía.

Además, los cómplices de los nazis se sienten hoy a sus anchas en el Báltico. Suficiente señalar que en Lituania y Estonia se llevan a cabo anualmente reuniones de legionarios de las Waffen SS. Sin embargo, Bruselas, léase el Parlamento Europeo, hace la vista gorda de lo que ocurre en esos países.

sb/as/sn

  •  
    ya participar en el