24 enero 2013, 15:01

El leopardo del Amur crece y se reproduce en los bosques de Rusia

El leopardo del Amur crece y se reproduce en los bosques de Rusia

Los científicos rusos consiguieron salvar a la subespecie de leopardo más rara que existe, el leopardo del Amur (Panthera pardus orientalis), en peligro de extinción.

Por primera vez en los últimos años la populación del animal aumentó. A finales de enero en la región del Primorie, Extremo Oriente ruso los investigadores llevarán a cabo el recuento de estos felinos. El anterior se realizó hace seis años.

La comunidad internacional desde hace años está preocupada por la suerte del leopardo del Amur que está al borde de extinción. La especie fue registrada hace mucho en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, pero la situación sigue siendo catastrófica. En los últimos veinte años el área del hábitat natural de este animal se redujo a la mitad, mientras su población disminuyó decenas de veces. Los especialistas afirman que es prácticamente imposible ver al mamífero en los bosques boreales de Ussuriysk (Primorie). El seguimiento de los felinos se efectúa de forma permanente, dice Serguéi Aramílev, coordinador del programa de la filial rusa del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) en la región del Amur, en el extremo oriente del país:

—Cada primavera se realiza el monitoreo con la ayuda de las cámaras fotográficas automáticas: este trabajo se lleva a cabo desde 2002. Sus resultados ponen de manifiesto que la población del leopardo no disminuye y se puede constatar cierta tendencia hacia el aumento de la misma. En algunas zonas, gracias a las cámaras, pudimos constatar el aumento de la población.

Unos datos más exactos proporcionará otra investigación que utilizará la clásica metodología: estudio de las rutas de los animales y las huellas que dejan sobre la nieve. Más de cien investigadores participarán en este trabajo, explica Aramílev:

—Estudiaremos ciento veinte rutas, hasta quince kilómetros de largo, que cubrirán a manera de una red el área donde vive en libertad. Nuestra tarea principal es hacerlo de manera simultánea, si no es posible en un día, en dos o tres, para obtener un cuadro completo.

A principios de enero el equipo de investigación concluyó un recuento preliminar de los leopardos en los territorios del parque nacional Tierra de leopardo (en la región del Primorie), creado en 2012 para la protección de las especies autóctonas en peligro de extinción. Sin embargo, no es suficiente proteger a los animales de los cazadores furtivos, es imprescindible recrear su hábitat natural, explica la directora del Fondo Internacional para el Bienestar Animal en Rusia, María Vorontsova:

—Para extenderse los animales necesitan unos “corredores migratorios”, rutas que les permitan volver al norte de la región de Primorie para ocupar las áreas que habían ocupado antes. Pero ahora es imposible a causa de la autopista Vladivostok-Jabárovsk que divide su antiguo hábitat.

Según los datos preliminares en el territorio del parque viven unos cincuenta leopardos del Amur, aunque el número exacto de los animales se conocerá después del recuento. Una investigación análoga se llevará a cabo en China, en la reserva de Hunchun.

ap/as/sn

  •  
    ya participar en el