15 abril 2012, 12:44

Portaaviones para la Armada de Rusia

Portaaviones para la Armada de Rusia

Hoy el portaaviones es el distintivo de las Fuerzas Navales de las potencias más grandes.

Hace mucho tiempo ya que se discute la posibilidad de construir nuevos portaaviones para la Marina de Rusia.

A la vez, para obtener un buque de pleno valor a Rusia le faltan varios elementos clave.

Los submarinos modernos se clasifican según diferentes características. Una característica clave es la manera de despegue y aterrizaje de los aviones. Esta característica se divide en dos subclases:

CATOBAR-Catapult Take-Off  But Arrested Recovery-despegue asistido por catapulta, pero recuperación mediante detención. CATOBAR son portaaviones capaces alzar en el aire máquinas pesadas de más de cuarenta toneladas de peso, incluyendo  los aviones de transporte y los aviones radar de detección lejana.

STOBAR-Short Take-Off But Arrested Recovery-despegue corto pero, igual que en el primer caso, recobro mediante detención en la cubierta angular. A esta subclase pertenece, entre otros, el portaaviones ruso Almirante Kuznetsov. Un gran mérito del sistema STOBAR es su simpleza, su coste de construcción inferior y proporciones próximas al CATOBAR. Al mismo tiempo, el sistema STOBAR posee una deficiencia importante: limitación del peso del despegue y grandes demandas a la relación empuje-peso de las máquinas. Esto, en particular,  no permite a los cazas de cubierta rusos Su-33 despegar con la masa total de despegue, limitando artificialmente sus posibilidades. Además, desde la rampa es imposible el despegue de aviones de transporte o “radares volantes”.

La tercera subclase más difundido es la STOVL-Short Take-Off and Vertical Landing-despegue corto y aterrizaje vertical, pero las características de este nave están considerablemente limitadas. Además para ellas se requieren cazas de despegue y aterrizaje verticales, que Rusia no posee.

De tal modo, ante Rusia se plantea una opción bastante simple: ¿su portaaviones pertenecerá al tipo STOBAR o CATOBAR?

Las catapultas. Los diseñadores soviéticos en este ámbito no avanzaron más allá de un par de modelos experimentales y piezas brutas para “Uliánovsk”. Hoy la reanudación de las labores en ese par de catapultas difícilmente tenga sentido: las Fuerzas Navales de EEUU y el Reino Unido sustituirán ese dispositivo por la catapulta electromagnética EMALS.

El diseño y las pruebas de semejante dispositivo, bajo la debida organización del trabajo, requerirá, según los especialistas, entre seis y siete años. Teniendo en cuenta la posible puesta de quilla del portaaviones en 2015-2016, con un plazo de puesta en servicio para 2022-2023, es muy posible limitarse a ese plazo.

El siguiente punto clave es la “plataforma aérea universal”, o sea un avión, que en la variante del buque de guerra y “radar volante” garantizará el funcionamiento del portaaviones y las posibilidades de combate de la aeronave. Rusia no dispone de un avión de esta clase. Hace mucho que se dejaron de diseñar los aparatos An-71 y Yak-44. La creación de un avión de transporte militar y del “radar volante” sobre la base de los aviones An-140 e Il-114 es muy dificultosa: estos no poseen las características de capacidad de carga y techo de vuelo que se requieren pare ese rol. De tal modo, un avión de este tipo deberá ser diseñado de cero y posiblemente tomando como base los proyectos del Yak-44. Para ello también se necesitarán no menos de seis o siete años.

Por último, para el portaaviones se necesitan aviones de combate: el Su-33 ya no se fabrica, y el MIG-29K puede cumplir esas tareas, pero ha sido diseñado en los años setenta y ya está envejeciendo. El futuro portaaviones ruso tendrá entre  sesenta y cinco y setenta mil toneladas de desplazamiento y en tales condiciones la variante más razonable sería el caza T-50.

Hoy, teniendo en cuenta las crecientes complejidades y el costo del proyecto de la variante T-50, la creación de la máquina puede llevar diez años. De tal modo, la aparición de una aeronave para portaaviones puede ser posible hacia 2025-2026.

Se han citado tan sólo los elementos clave, sin los cuales el futuro portaaviones en principio no tiene posibilidades de llegar a ser un sistema de armamento operativo duradero. El diseño de estos sistemas y máquinas costará muchos millones de dólares.

La máxima dirigencia del país decidirá si estos gastos son justificados. Pero hay que tener en cuenta que sin una cobertura aérea verdadera, incluso lejos de las costas, la flota, para la cual en el marco del programa estatal de armamentos se gastarán unos cinco billones de rublos representará en sí un nuevo juguete costoso y poco razonable. 

  •  
    ya participar en el